inicio

PINTAR EN DEFENSA PROPIA

Vivimos en una estructura cultural, cuya complejidad es superior a nuestra capacidad individual para entenderla. La hemos construido nosotros; pero quienes deberían organizar, legislar y gestionar las sociedades liberal-democráticas y todos sus problemas culturales ya no tienen los recursos, conocimientos y capacidad necesarios, para entender lo que está pasando y lo que se puede hacer para resolverlo. El ser humano, ya no puede entender el mundo que ha creado.

En lo concerniente al Arte, soportamos mansamente la continua victoria de la promoción y el marketing sobre el conocimiento y los valores.
La pobreza de la preparación artística, se ha convertido por la alquimia del mercado, en un instrumento poderoso para la mejor “expresividad artística” del momento, entendido en términos consumistas.

Este es un momento caracterizado por la ausencia de tendencias claras, debido a la exhaustiva proliferación de propuestas e informaciones convulsas que somos incapaces de procesar y, que bloquean la selección, provocando la necesidad de buscar refugio personal. Quizá sea el momento del individualismo y la práctica del oficio como defensa mística ante la incertidumbre y desorientación. Al menos es la opción que he escogido.

C.Copyright 2010 medioverde.com Prohibida la reproducción parcial o total